Te gusta mi baile, ¿verdad?

A veces no hace falta ser un experto bailarín o bailarina para que la gente copie tu estilo. Simplemente hay que empezar el día sonriendo y ¿por qué no?, bailando. Haz la prueba.


¿Quieres comentar?

Publicar un comentario

Ir Arriba